CLAVES PARA ACERTAR CON LA DECORACIÓN DEL SALÓN

Las ideas de decoración de un salón son muchas, aún así te dejamos algunas claves para decorar que pueden servirte de guía para decorar tu salón con gusto.

Cada salón es un mundo diferente, no solo en cuanto a su forma y tamaño sino también en cuanto a su decoración. Nunca encontrarás dos salones iguales pero sea como sea, te dejamos algunas claves o consejos que puedes seguir si quieres sacarle el máximo partido a este espacio. No son reglas inamovibles, solo alguna idea que puede servirte de inspiración para hacer que tu salón, sea grande o pequeño, cuadrado o rectangular, viejo o nuevo, pueda lucir estupendo.

Haz que tu salón parezca más grande con los muebles

Esto es posible y no es tan difícil. Aunque tu salón sea pequeño, usar muebles grandes dan un efecto de amplitud del espacio haciendo que este parezca más grande de lo que realmente es. Por el contrario, los muebles pequeños empequeñecen. Por otro lado, el suelo de lamas de madera estrechas o baldosas pequeñas no son buenos aliados para crear un ambiente visualmente más grande.

La luz natural es tu mejor amiga

Si dejas entrar la luz en tu salón ya tienes mucho ganado, pero ¿cómo conseguirlo? El uso de muebles a medida que queden empotrados a las paredes o a ras de suelo o techo son ideales para dejar viajar la luz por todo el salón y por toda la casa. Además usar vitrinas o paredes de cristal son buenos sustitutos de las paredes y las puertas tradicionales que son barreras para la luz. Unas ventanas grandes también son buena idea para que la luz invada el salón.

Por último te aconsejamos que no pongas muebles altos junto a  las ventanas, ya que bloquearan la entrada de luz natural. Una buena iluminación es fundamental para la decoración de una casa pero también para el bienestar de los inquilinos. Aunque la luz natural sea muy necesaria, somos conscientes de que también deberás usar luz artificial para iluminar tu salón, por eso, te recomendamos que uses luz indirecta (lámparas de pie, de lectura y de mesa) que sirven para ambientar un espacio. También son una buena solución las de intensidad graduable, ya que te permitirán crear varios ambientes en un solo espacio.

La importancia de la distribución

Cuando te plantees la distribución de tu salón, debes empezar por los muebles más grandes como el sofá, el mueble de la televisión o la mesa de centro en la que vas a hacer tus comidas. Por otro lado, debes tener en cuenta dónde se encuentran las ventanas, los radiadores, las columnas y todos los elementos estructurales del salón que no puedes mover y el tamaño de los mismos para encontrar el mejor sitio para el resto de muebles.

Una vez lo más grande ya está planificado y colocado, puedes ir con los detalles, que dependerán de tu personalidad y del estilo que quieras darle a tu salón. Por ejemplo, si eres una persona de libros, deberás tener una o más estanterías para almacenarlos todos. A lo mejor, lo que tú necesitas son necesitas muchos asientos porque te gusta hacer reuniones en tu casa.

Las telas también decoran

Para una decoración con gusto en tu salón, te recomendamos que uses telas naturales, como las tapicerías de lino o las de algodón, ya que son cálidas en invierno y frescas en verano

El color como clave

El color es uno de los elementos decorativos más importantes. Te recomendamos que optes por una base neutra (un techo blanco, paredes claras y tonos suaves) para que destaquen los muebles y otros objetos decorativos.

Estos son algunos de los consejos o trucos que os proponemos para que podáis decorar vuestro salón, sea como sea de forma o tamaño. Ahora bien, existen algunos estilos decorativos muy bien definidos que integran elementos característicos. Algunos de estos estilos son el Nórdico, el Pop, el Industrial, el Boho chic y el Clásico. Una buena opción para ir sobre seguro a la hora de decorar tu salón es optar por uno de ellos, el que más te guste y seguirlo al pie de la letra.

Estilo nórdico

Predominan los colores claros en los elementos más grandes y vistosos como las paredes, los suelos y los muebles. En cambio, los cojines, las mantas, las alfombras y otros textiles, así como pequeños accesorios son los encargados de aportar la nota de color necesaria. La naturaleza es la gran protagonista de este estilo, por eso los muebles deben ser de madera natural. Las telas que se usan en el estilo nórdico son naturales como el algodón, el lino y la lana, siempre con tonos claros. Son característicos de este estilo también ser minimalista de todos los que les presentamos. 

Los decorativos están muy bien definidos que integran elementos que en los dibujos de flores, hojas y animales. Los motivos geométricos son muy empleados, sobre todo en blanco y negro. Mantas, funda nórdicas, textiles de cocina, alfombras y paredes tienen que mantener una estética regular y ordenada.

El corte de los muebles debe ser sencillo, líneas rectas, suaves y sinuosas curvas. No se deben sobrecargar los espacios con muebles, hay que buscar espacio práctico y funcional. Es el estilo más minimalista de todos los que os presentamos.

Estilo pop

Aquí podemos dar rienda suelta a nuestro lado más divertido, atrevido y colorista. Está basado en el movimiento artístico pop art (Estados Unidos, 1950). Se basa en utilizar temas y técnicas basados en dibujos de la cultura popular. Es una decoración con un enorme colorido, sobre todo en empapelado, cuadros, lámparas. Predominan los colores fuertes y vistosos como fucsias, turquesas, verdes o naranjas, se pueden combinar, pero tampoco hay que ser estridente.

Son importantes las rayas gruesas, sobe todo horizontales, y las láminas y pósteres son un elemento representativo. Personajes de cómic, Andy Warhol, Marilyn Monroe o Roy Lichtenstein son algunos de los elementos decorativos que podemos utilizar. Los muebles son siempre líneas puras y maderas poco barnizadas.

Los tiradores llevan metales y plásticos, así como las formas geométricas en tapicerías, ropa del hogar, cortinas y papeles pintados. Círculos, rectángulos y triángulos en colores combinados, así como flores y estampados. Los sillones, las lámparas y las sillas suelen tener forma redondeada.

Estilo industrial

Esta decoración se inspira en el Nueva York de los años 50 y se caracteriza por su atemporalidad, ya que no pasa nunca de moda. El hierro, acero, hormigón y madera son los elementos principales que debe incluir una casa para darle un aire retro, mezclando piezas oxidadas, lámparas antiguas y muebles desgastados.

Espacios abiertos, tipo loft, donde la estructura está a la vista, ya sea en vigas, ladrillos o cañerías, e incluso la instalación eléctrica. Hay que aportar una sensación de orden absoluto, por lo que es importante elegir bien los complementos, inspiradas en piezas antiguas, botellas de vidrio, maletas, baúles, lámparas de pie retro (decoración minimalista). Los espacios son luminosos, techos altos y grandes ventanales.

La madera puede utilizarse en decorar con palés, cajas antiguas, bancos o estanterías combinadas con hierro. La combinación de metal y hierro es perfecta, porque se necesitan elementos fríos, que unidos a la madera aporten calidez. Los colores más destacados son los negros, grises y marrones.

Pocas estridencias, aunque podemos poner alguna nota de color, pero que parezcan desgastados por el uso. Muebles de líneas rectas, desgastados y decapados, adquiridos en anticuarios o mercadillos callejeros. Es un estilo al que le gusta mucho los elementos de oficio, talleres textiles, elementos de imprenta…

Estilo boho chic

Esta categoría se caracteriza por la abundancia de colores llamativos, mezclados entre sí, así como lo vintage y lo moderno, con distintos materiales, tonalidades y texturas. Las paredes deben ser blancas o en colores neutros, para resaltar los tonos más intensos y la madera. Se puede mezclar la madera, curo, tejidos como el lino y el terciopelo, cemento, ladrillo, hierro forjado. No pueden faltar los muebles vintage con líneas redondeadas y los puf, así como aquello que evoque lo hippy.

Eso sí, sin recargar con mucha elegancia y buen gusto. Entre los motivos textiles más habituales están la flores y los estampados tropicales, también en papeles pintados en una sola pared, por ejemplo. Está muy de moda el print étnico. Muebles con aires marroquíes, coloridas alfombras de la India, una figura de estilo oriental, artesanía. Objetos que digan mucho de tu personalidad y conviertan en espacio en algo mágico, como una guitarra, sombreros, trofeos fotos.

Estilo clásico

Una de las bases de un interior clásico son los tonos crema y la influencia de la corriente barroca, que aporta generosidad en las formas y en los detalles. En los muebles destacan las curvas tanto en su forma como en sus patas, como en los reposabrazos de los sillones. A la hora de tapizar se puede optar por las flores o por los motivos arabescos u orientales.

Se da mucho valor a los muebles antiguos, pero que se noten cuidados, que no han perdido su barniz. Adornos de porcelana, candelabros, relojes de pedestal o pared, lámparas, latones y esculturas son básicos.

La combinación de la madera, con el hierro forjado, tejidos antiguos y cerámicas. La iluminación de cada parte de la casa acorde con su uso. Los espejos también son importantes. La simetría debe ser una constante y entre las maderas más valoradas, el cerezo, haya y roble.

Para cojines y cortinas, optar por telas ricas y pesadas como el terciopelo y la seda. Las barras de sujeción de las cortinas que sean de madera tallada o de bronce. Para las paredes, los papeles en tonos pastel y motivos elegantes, además de uso de cuadros con marcos muy elegantes.

Artículos Relacionados

6 comentarios en «CLAVES PARA ACERTAR CON LA DECORACIÓN DEL SALÓN»

Deja un comentario